Artículos

Clase política inmadura

10615630_817931614913728_7630713451151724161_n
Josmell Muñoz
Escrito por Josmell Muñoz

La idea del Gran Colegio Mayor Secundario de Perú es sencilla, un Colegio donde se formen a miles de alumnos de los mejores colegios secundarios públicos del Perú, generando oportunidades para los mejores puestos y logrando que sean éstos, en un futuro, los que conduzcan las vías de nuestro país. Se buscó hacer crecer y desarrollar al máximo las capacidades, habilidades y actitudes de estos talentos. Se premió la excelencia, se pensó en la educación y más que en ello, en el futuro de nuestro país. Un regalo para los más destacados y para el Perú.

Pero tuvo que pasar una tormenta, una tormenta que siempre termina acabando con todo lo bueno que se hace en nuestro país. Cambio de Presidente. Desmerecimiento al anterior gobierno. Persecución política. Politiquería.

Así es, al inicio del actual gobierno se pensó cerrar el Colegio Mayor instalando una comisión de “especialistas”. En boca de algunos esta comisión se encargaría de “evaluar” la “consistencia” del proyecto. Se evaluó tal “consistencia”. Los mismos especialistas dejaron en pleno funcionamiento el mismo Colegio. Dos años funcionando correctamente (y obteniendo, por estos dos años, el reconocimiento a Excelencia Académica PUCP). ¿Alguien habló de “consistencia”?

Estancada, así quedó la replicación de los Colegios Mayores.

Pero como todos sabemos no hay mal que dure mil años, ni gobierno que no sepa retroceder ante los hechos. Resulta que después de tres años de paralizado este gran proyecto, hace unas semanas, el Ejecutivo ha visto viable la construcción (y replicación) del modelo “Gran Colegio Mayor Secundario de Perú”, autodominándolos ahora “Colegios de Alto Rendimiento”. TRES AÑOS DESPUÉS.

Tres años perdidos. Tres largos años en los que se pudo reconocer y replicar el gran proyecto de educación de los Colegios Mayores. Tres años en los que se pudieron descentralizar y crear, al menos, un Colegio Mayor por año.

Así es la inmadurez política, un autoflagelo para nuestro país. Por no querer reconocer lo bueno se termina perjudicando a los que más necesitan. ¿Cuántos alumnos con una mejor educación se hubiesen podido preparar en aquellos tres años? ¿Cuántos alumnos estarían en estos momentos ya encaminándose a una profesión? Sacando solo algunos números rápidos. De haberse construido al menos dos Colegios Mayores en estos últimos tres años, a 500 alumnos por cada institución, estamos hablando de 2,000 alumnos perdidos los dos últimos años. En el mejor de los casos (por poner un cifra menor).

Me sigo preguntando ¿por qué no querer reconocer lo bueno? ¿Por qué perder tres años tan tontamente? ¿Por qué desaprovechar tantas oportunidades? Inmadurez política le llaman.

Querido Presidente Humala, queridos ministros, queridas autoridades, nosotros los jóvenes, no queremos más inmadurez política, no queremos comernos líos políticos, ni figureteos en inauguraciones. Eso de cambiar nombres en plaquitas, de reinaugurar obras, de paralizar contratos, de cambiar políticas de Estado, de desarmar programas enteros, de tirar todo lo construido y empezar de nuevo no nos interesa.

Los acuerdos, las placas y las inauguraciones se las llevan el viento.

Queremos oportunidades, oportunidades y mucha educación.

Comentar